Google obligará a optimizar las apps de la Play Store a la última versión de Android

Escrito por Nacho Teso

Google quiere acabar con la fragmentación de Android, también dentro de sus aplicaciones. Desde la compañía han establecido una nueva serie de reglas que obligarán a los desarrolladores a actualizarse y optimizar sus aplicaciones para la última versión del sistema operativo.

“Mejorando la seguridad y el rendimiento de Google Play”

Esos son los dos objetivos de Google a la hora de implementar estas nuevas medidas, según titulan en su nota oficial. En concreto, se aplicarán tres cambios en la normativo dirigidos a potenciar estas dos áreas. El primero es que para la segunda mitad de 2018, Play Store requerirá que las nuevas apps y sus actualizaciones utilicen una API reciente de Android. En el caso de las primeras será a partir de agosto de 2018, y en el de las segundas a partir de noviembre de 2018. Esto significa que las apps deberán optimizarse para la versión más reciente de Android, que de momento es Oreo. De esta manera, apps que evitaban actualizar su API para no tener que ajustarse a nuevos parámetros de rendimiento se verán obligadas a hacerlo. Se comenzará apuntando a Android 8.1 Oreo, pero cada año que pase obligará a actualizar a la siguiente versión.

La segunda medida es que a partir de agosto de 2019, Play obligará a que las apps tengan librerías nativas de 64-bits junto a las de 32. Esto obligará a un mejor rendimiento y optimización en dispositivos de 64-bits. La tercera y última medida es que Play Store comenzará a añadir metadatos de seguridad a los apk para verificar su seguridad a partir de inicios de 2018. Esta medida busca evitar apps falsas que se hagan pasar por otros y evitar fallos de seguridad. Se hará desde el lado de Google y los desarrolladores no deberán hacer nada.

Acabando con la fragmentación de Android

La fragmentación de Android no solo existe al nivel de versiones del sistema. Medidas como Project Treble ayudan a acabar con ella, pero es también necesario que los desarrolladores de aplicaciones actúen. Las medidas de Google para la Play Store van en esa dirección. Gracias a ellas, aplicaciones como la de Facebook o Snapchat deberán empezar a aplicar soluciones de ahorro de energía y optimización que habían evitado implantar apuntando a APIs de versiones inferiores de Android.

Especialmente destacable es la medida para lograr una mayor seguridad en la Play Store. Más allá de la implantación de Play Protect, es un muro más para evitar falsificaciones y agujeros de seguridad en la tienda oficial, algo que será muy bueno de cara al usuario medio que no pone tanta atención en lo que instala.

Fuente > Android Developers