El Snapdragon 3100 contará con soporte para seguimiento de ojos

Escrito por Nacho Teso (@nachoteso)

Se empiezan a conocer nuevos detalles acerca del futuro procesador que potenciará los relojes inteligentes con Wear OS. El Qualcomm Snapdragon 3100 contará con soporte para seguimiento de ojos.

El Qualcomm Snapdragon 3100 contará con soporte para seguimiento de ojos

Google Qualcomm están trabajando en un nuevo procesador para relojes inteligentes que, de momento, se conoce como Snapdragon 3100. A diferencia del Snapdragon 2100, que era un Snapdragon 400 modificado, el 3100 será un chip construido desde cero con los smartwatches en mente. Esto supone que se podrán añadir más funciones y que desde la base se tendrán en cuenta posibles usos particulares.

Las últimas noticias en torno al nuevo procesador indican que uno de esos posibles usos particulares sería el seguimiento de ojos. Uno de los principales motivos para ello sería la búsqueda de la compatibilidad entre relojes inteligentes con Wear OS y gafas de realidad aumentada como Google Glass. Esto indicaría a su vez la existencia de alguna clase de cámara o sensor con una gran cantidad de fotogramas por segundo. A su vez, este seguimiento de ojos permitiría desbloquear el dispositivo o incluso controlarlo.

Snapdragon 3100 seguimiento de ojos

Wear OS: el renacer de Android Wear avanza por el buen camino

Wear OS supone el renacimiento del sistema operativo anteriormente conocido como Android Wear. Desde Google buscaban evitar que se asociase su sistema de forma exclusiva con teléfonos móviles que utilizan Android. De este modo, el cambio de nombre invita a los potenciales usuarios y usuarios de iOS a utilizar un smartwatch distinto a los de Apple.

Sin embargo, otro de los apartados que estaban retrasando los avances de Wear OS era el del hardware. La mayoría de relojes inteligentes todavía se lanzan utilizando un Snapdragon 2100 como procesador principal, y esto supone un problema. El chip es antiguo, y consiste en un Snapdragon 400 modificado, un procesador que en su origen estaba destinado a teléfonos móviles. Ahí radica la importancia del nuevo Snapdragon 3100, que está pensado de base para la nueva plataforma.

Además del soporte para seguimiento de ojos, cabe recordar que Qualcomm ha hecho otras dos promesas de cara al futuro a medio plazo de Wear OS. La primera es que el nuevo procesador permitirá crear smartwatches de tamaño más reducido, algo que afectará directamente a los diseños. La segunda promesa es que el nuevo chip permitirá que sea más eficientes con la batería, lo que debería permitir una mayor autonomía en cualquier reloj presentado a partir del último trimestre de 2018.

Fuente > Gizmochina