Samsung cambiaría el escáner de iris por un sensor 3D en el Galaxy S10

Escrito por Nacho Teso (@nachoteso)

Samsung sigue posicionando su futuro Samsung Galaxy S10 como un dispositivo en el que introducir nuevas tecnologías. A su vez esto supone dejar atrás otras, y por eso sustituirían el escáner de iris por un nuevo escáner 3D para reconocimiento facial.

Un Galaxy S10 con sensor 3D: ¿adiós al escáner de iris?

Hasta la fecha, Samsung siempre ha apostado por la misma solución para el reconocimiento facial de sus móviles Galaxy S. Desde hace un tiempo ofrecen un escáner de iris para desbloquear el móvil usando los ojos, una suerte de apaño respecto a soluciones más avanzadas. Sin embargo, es un método que cada vez se queda más anticuado y que requiere de más exactitud a la hora de posicionarse para desbloquear un dispositivo, por lo que desde la compañía coreana estarían pensando en deshacerse de él para el Samsung Galaxy S10.

La información proviene del medio coreano The Bell que cita a personas cercanas a la industria y que se encargan de facturar piezas de seguridad para Samsung. La cuestión es muy simple: de cara al Samsung Galaxy S10 no se están pidiendo piezas relacionadas con el escáner de iris. Aunque todavía se está en fases tempranas del desarrollo del terminal, lo cierto es que puede ser indicativo del cambio de estrategia de Samsung. Al fin y al cabo, un escáner de iris no es tan eficaz como, por ejemplo, el Face ID de Apple; y toca mejorarlo.

galaxy s10 con escáner 3D

El sensor 3D acompañaría al lector de huellas bajo la pantalla

Además, de cara al Samsung Galaxy S10 no sería la única nueva tecnología de seguridad que se integraría en el móvil. El dispositivo que celebrará el décimo aniversario de la línea está posicionado también para estrenar el sensor de huellas debajo de la pantalla de Samsung, convirtiéndose así en el estandarte de dos nuevos métodos de desbloquear el teléfono para la compañía coreana. Supondría también un gran avance tecnológico para la empresa.

Así las cosas, atrás deberán quedar las tecnologías que ya no sirvan. El escáner de iris ha cumplido sus funciones, pero le queda poca vida por delante si Samsung decide continuar con esta estrategia. Del mismo modo, es muy probable que el sensor de huellas tradicional también acabe por desaparecer si se integra el sensor debajo de la pantalla, ya que no parece que ninguna compañía quiera apostar por introducir ambas opciones al mismo tiempo, con un sensor en el frontal y otro en la zona trasera.

Fuente > The Bell, Android Authority