Ya hay fecha para los nuevos procesadores Qualcomm de smartwatch

Escrito por Nacho Teso (@nachoteso)

Qulacomm ha puesto fecha al evento en el que introducirá un nuevo chip para smartwatches. De este modo se renovará la oferta de hardware de Wear OS.

Qualcomm pone fecha a su nuevo chip: los smartwatch renacerán el 10 de septiembre

Los smartwatches con Android llevan mucho tiempo sin verdaderos avances. No fue hasta que hace unos meses Android Wear renació como Wear OS que Google pareció tomar nota del estado actual de estos dispositivos y se puso manos a la obra para mejorarlo. Por el momento todo parece ir en condiciones, pero al mismo tiempo esto hace referencia solo a la parte del software. Y es que igualmente importante es el hardware, y ahí también se acumulan problemas.

Qualcomm es la principal encargada de desarrollar chips para relojes inteligentes. Sin embargo, su última CPU lleva en el mercado dos años, sin actualizarse ni ofrecer nada nuevo. El Snapdragon Wear 2100 ha retrasado el avance del sistema y ha impedido el desarrollo de nuevos relojes más avanzados. No estaba a la altura. Por suerte, parece que ya está en marcha el siguiente procesador, preventivamente llamado Snapdragon 3100, que renovará por completo los relojes inteligentes. ¿Y cuándo llegará? El siguiente teaser da la respuesta:

nuevos procesadores Qualcomm de smartwatch

10 de septiembre de 2018. Tal y como indica la propia Qualcomm, “Es hora”. Aunque no especifican que se vaya a tratar de la presentación del chip, lo cierto es que poco más puede ser si tenemos en cuenta la información que sí se ofrece. El reloj dibujado y la frase promocional son indicativos suficientes para deducir que se trata de una presentación en torno a los relojes inteligentes. Qualcomm se dedica a crear chips, por lo que si sumamos dos y dos, sale cuatro.

¿Cómo se van a renovar los relojes inteligentes con el nuevo chip?

¿Y qué ofrecerá el futuro Snapdragon 3100? Una de las principales ideas es que los relojes inteligentes puedan ser no solo más potentes, sino también más pequeños. Esto iría acompañado de una mejor gestión de la batería y una mejora en el apartado de conectividades. Wifi y Bluetooth de serie para todos, GPS para relojes deportivos y una conexión de datos mucho más estable en todos los casos.

También contaría con tecnología para seguimiento de ojos, algo que debería permitir compatibilidad con gafas de realidad aumentada. Todo esto sería posible porque este chip no sería un procesador de móviles modificado para funcionar en relojes, sino que está construido desde un inicio para funcionar en smartwatches.

Fuente > The Verge