Los fabricantes pagarán por los servicios de Google en Europa

Escrito por Nacho Teso (@nachoteso)

Debido a las medidas de la Comisión Europea sobre la actividad de Google, a partir del próximo día 29 de octubre los fabricantes deberán realizar un pago por los servicios de Google a la hora de ofrecer Android.

¿Qué está ocurriendo? Las medidas de la Comisión Europea obligan a Google a mover ficha

En adelante, los fabricantes deberán realizar un pago por los servicios de Google si desean integrarlos a la hora de ofrecer Android en territorio europeo. ¿Por qué? Este movimiento es fruto de las medidas antimonopolio que la Comisión Europea está aplicando sobre la compañía. Para entenderlo, hay que explicar cómo funcionaba el sistema hasta ahora.

pago por los servicios de Google

Android es gratis y open source. Si un fabricante lo desea, puede utilizarlo para sus dispositivos y no hay problema ninguno. Sin embargo, está obligado a incluir una serie de servicios de Google, como su búsqueda, Chrome, Google Duo, la Play Store… De este modo, la Gran G podía financiar el sistema mediante pago indirecto. Si obligas a incluir el servicio de búsqueda, las personas que compren un móvil Android la acabarán usando, lo que supone un mayor volumen de negocio para Google.

Este modelo es el que la Comisión Europea quiere eliminar, ya que ha observado indicios de monopolio. Mientras Google recurre la multa impuesta, toma esta nueva medida. Los servicios de Google pasan a ser opcionales y se podrán incluir previo pago de una licencia, aunque esto solo se aplica en territorios europeos.

pago por los servicios de Google

¿Cómo funciona el nuevo pago por los servicios de Google en Android?

En primer lugar, hay que entender que este sistema solo se aplica a Europa. Por tanto, habrá dos sistemas para que los fabricantes integren Android, según dónde lancen sus terminales. La medida entrará en vigor a partir del próximo día 29 de octubre de 2018. La mejor forma de entenderlo es dividir en partes:

  • Nivel 1 – Android: El sistema operativo se mantiene como hasta ahora. Se puede usar e implementar gratis tal cual es. Es más: ya no se obligará al uso exclusivo de Android con Google. Si un fabricante desea lanzar una versión fork junto a una versión Android normal, podrá.
  • Nivel 2 – Google Play Store y el resto de aplicaciones: Es en este nivel sobre el que se aplica un pago. Si un fabricante desea incluir la tienda de aplicaciones y componentes de la suite de Google como Maps, YouTube, Gmail o Duo, deberá pagar.
  • Nivel 3 – Google Chrome y Búsqueda de Google: Si un fabricante opta por comprar lo incluido en el nivel 2, puede optar por incluir de forma gratuita estos dos servicios. El navegador y la búsqueda son los elementos de la polémica y por eso quedan separados en este nivel.

Android Pie

¿Qué opciones tienen los fabricantes?

Por tanto, los fabricantes en Europa pueden:

  • Usar Android.
  • Usar Android y pagar por la Play Store y el resto de apps de Google.
  • Usar Android, pagar por la Play Store y el resto de apps de Google e incluir Chrome y Búsqueda de Google de forma gratuita.
  • Usar forks de Android sin los servicios de Google, además de la versión AOSP.

Los fabricantes en Europa no pueden:

  • Incluir Chrome o la Búsqueda de Google sin pagar por la Play Store.

google chrome

¿Es este un verdadero sistema antimonopolio? Falta la respuesta de la Unión Europea

Con estas nuevas medidas, Google pretende satisfacer a la Unión Europea mientras recurre la multa. Es presumible que si se diera marcha atrás, Google volvería al anterior método. Sin embargo, cabe preguntarse si estas medidas son realmente antimonopolio, dado que los servicios de Google son, para muchos, parte integral de Android. Los fabricantes deberán pagar una cuota, pero esta seguramente recaiga sobre los consumidores. Muy probablemente, los smartphones va a ser más caros en Europa a partir de finales de mes.

ajustes de privacidad en Chrome para Android

Por tanto, Google pasará a recibir dinero de forma directa de los fabricantes. Este coste recaerá sobre los consumidores, que pagarán más por su móvil nuevo. Y, al usar los servicios de Google, seguirán dando ingresos a la compañía como hasta ahora. Al final del día, Google duplica sus vías de ingresos, por lo que cabe ver cómo responderá la Comisión Europea a este movimiento. En principio servirá para ajustarse a la regulación, pero todavía queda camino por delante para ver cómo se resuelve este conflicto.