¿Qué es un brick o semi brick en dispositivos Android?

¿Qué es un brick o semi brick en dispositivos Android?

Carlos González

Como tantos otros conceptos relacionados con el software de Android, en realidad brick es una palabra inglesa y significa ladrillo. Se utiliza el término para referirse a un teléfono inteligente o tableta, o más bien su estado, cuando se ha producido un problema de software grave. Tanto, que el dispositivo ha quedado inutilizable, en la mayoría de las ocasiones con la pantalla negra y sin respuesta al uso de los botones físicos.

El concepto de brickeo se suele utilizar en el entorno de la scene de Android. Porque, al realizar modificaciones sobre el bootloader, la partición del sistema y otros componentes sensibles a nivel de software, existe el riesgo de que quede dañado el software y el dispositivo deje de responder correctamente. No obstante, en este estado se puede quedar un dispositivo también por una mala actualización o por un virus, entre otros motivos. Normalmente, cuando se produce el brick en un dispositivo, no existe vuelta atrás y la solución pasa por que sea el propio fabricante el que ponga solución. En el caso de un semi brick, sin embargo, sí se podría revertir el proceso y hacer que vuelva a funcionar correctamente.

Cómo se puede ‘brickear’ un dispositivo, cómo lo sabemos y qué soluciones existen

El brick de un dispositivo puede darse por que existan partes sensibles del software que estén dañadas. Si es en relación al boot, el arranque, habría que restaurar la partición de arranque con los archivos correspondientes, y el dispositivo volvería a funcionar. Si faltan drivers, o una ROM, por ejemplo, también se podría reparar el error y recuperar el terminal. Si se ha dañado el sistema de particiones del sistema, por ejemplo, es complicado recuperar el estado original del terminal. Siempre que se pueda acceder al custom recovery, a priori, el terminal podría salir del estado de brickeo y volver a funcionar con normalidad.

Evidentemente, el origen de un brick puede ser muy variado, y en función del porqué entonces tendremos una solución, u otra, o ninguna. Por ese motivo no se recomienda a usuarios no experimentados que lleven a cabo modificaciones sobre el software de su teléfono inteligente.

En el caso de llegar a un estado de brick, si existen modificaciones de software que hayan provocado el problema de funcionamiento, el fabricante podrá llevar a cabo una reparación pero fuera de garantía. Y cada vez es más sencillo, para los fabricantes, detectar las modificaciones. Prácticamente todos ellos introducen en su software distintas formas de control para evitar que se hagan flasheos sin poder comprobar que, efectivamente, se ha modificado el sistema.