Qué es Google Cardboard y cómo funciona la realidad virtual con gafas de cartón

Cuando los fabricantes de tecnología se sumaron en masa a apostar por la realidad virtual con complejos y caros dispositivos, la compañía de Mountain View sorprendió con Google Cardboard. Lo hizo en el año 2014 con su primera versión de unas gafas de realidad virtual de cartón y que, aparentemente, lo único que tenían de especial eran un par de lentes. Es la realidad virtual barata, y su funcionamiento es realmente interesante.

Google Cardboard, en realidad, es una plataforma. Es decir, un conjunto de hardware y software para la realidad virtual. En cuanto al software, hay aplicaciones preparadas para ello en la Google Play Store en exclusiva para Android, pero también otras multiplataforma, como YouTube, se pueden aprovechar en iOS. Y en lo relativo al hardware, que quizá sea la parte más interesante, todo parte sobre la base de las gafas de realidad virtual propias de Google, de cartón, aunque existen modelos basados en el mismo concepto con un cuerpo de plástico, más cómodas y resistentes, y evidentemente más caras.

Así son las Google Cardboard, las gafas de realidad virtual de cartón

En el año 2014 se lanzó la primera versión, con estructura de cartón, dos lentes de resina, un botón de imán y un sencillo montaje en 12 pasos. Pero más adelante, la firma de Mountain View revisó el concepto y, en el año 2015, lanzó la versión 2.0. Esta vez las gafas ya se podían montar en solo 3 pasos y venían con un sistema de sujeción para la cabeza. Además, el botón se sustituyó. Poco a poco, Google ha ido renovando sus especificaciones sobre la base de la versión 2.0, pero para permitir que se puedan insertar teléfonos inteligentes de hasta 8 pulgadas de diagonal de pantalla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La versión de Google cuesta aproximadamente 14 euros, pero hay otras incluso más económicas: se pueden encontrar por 8 euros, de Vusion y Maxbox, o incluso por 5 euros las Irusu V2. Los modelos de plástico, pero basados en Google Cardboard, están disponibles en torno a los 20 euros, y precios poco más altos, y se pueden comprar exactamente en el mismo sitio. Evidentemente, la experiencia de inmersión no es tan completa como con dispositivos más caros y avanzados.

En el caso de las Google Cardboard, la calidad de la experiencia está marcada, sobre todo, por las características técnicas de la pantalla del teléfono inteligente. Y el sonido es independiente, tenemos que usar auriculares que no se incluyen con Google Cardboard y pueden ser cableados o por Bluetooth. Hay que tener en cuenta que el ajuste de las propias gafas no impida utilizar auriculares de determinadas características o diseños. Y si ya las tienes, y no sabes cómo aprovecharlas, mírate los mejores juegos de realidad virtual.