Cómo configurar Google Pay para pagar con el móvil en cualquier parte

Antes conocido como Android Pay, Google Pay es el servicio de la compañía de Mountain View para pagos móviles. Es decir, que es la aplicación que necesitamos para poder pagar con el móvil en cualquier sitio, como si se tratase de nuestra tarjeta de crédito o débito, aprovechando el NFC del dispositivo en caso de que cuente con él. Y aunque existen otras, específicas de los fabricantes, Google Pay se puede instalar en cualquier Android. Vamos a ver cómo se puede configurar para empezar a pagar ya mismo.

Google Pay es la plataforma de pagos de Google; eso quiere decir que sirve para pagar con el móvil en establecimientos físicos, pero también para pagar apps y servicios en Google Play Store, por ejemplo, entre algunas otras opciones.

Configura Google Pay para poder pagar con el móvil

Habiendo descargado e instalado la aplicación, la abriremos. Y nada más abrirla se nos dará la bienvenida y nos indicarán algunos datos clave del servicio. Avanzaremos dándole a empezar y entonces, en elegir tarjeta, tendremos que introducir los datos de nuestra tarjeta de crédito o débito. Es decir, el número y la fecha de caducidad, así como el código CVC. Y tendremos que introducir otros datos como, por ejemplo, la dirección de facturación para los pagos online.

En caso de que ya hayamos usado nuestra tarjeta bancaria con Google en algún momento, aparecerá registrada. Pero igualmente tendremos que poner el código de seguridad y, en cualquiera de los casos, se mandará un SMS de verificación al número de teléfono asociado –que puede conllevar coste-. Al terminar este proceso, en la app, y por correo electrónico, recibiremos un mensaje de confirmación del registro de la tarjeta y su activación para Google Pay. Aquí ya podremos pagar con el móvil.

Para poder pagar con Google Pay, una vez tengamos registrada nuestra tarjeta, únicamente tendremos que desbloquear el móvil según configuración. Es decir, que lo desbloquearemos con reconocimiento facial o de huella, o con código PIN o patrón de desbloqueo, según tengamos configurada la seguridad de nuestro teléfono inteligente. Y teniéndolo desbloqueado, bastará con acercarlo al terminal de pagosTPV- del establecimiento físico cuando el dispositivo esté listo y muestre el icono de reconocimiento por NFC. Cualquier TPV con contactless –NFC- es compatible con Google Pay, y viceversa. No hace falta que abramos la aplicación en ningún momento, porque con desbloquear el móvil es suficiente.