Stardew Valley, el premiado juego indie que debes probar en tu móvil

Stardew Valley, el premiado juego indie que debes probar en tu móvil

9.3

Christian Ruíz

De toda la variedad con la que disponemos en la tienda de Android, podemos disfrutar tanto de superproducciones llevada a cabo por grandes desarrolladoras, como de obras creadas por una sola persona. Esto no quiere decir que el juego sea malo o demasiado simple, a veces es todo lo contrario. Es lo que nos ha pasado con Stardew Valley.

Es uno de esos pocos títulos indie que son de pago, pero aun así merece la pena pagar para disfrutarlo. Aunque si tienes Google Play Pass, vas a tener menos excusas para descargar este juego de apariencia sencilla pero que guarda mucha más complejidad de lo que parece.

No es un simple juego de gestión de granjas

Es el caso de Stardew Valley, un juego desarrollado por Eric Barone del que se suele decir que es una combinación de Harvest Moon (ahora Story of Seasons) y Animal Crossing. Y sí, Stardew Valley tiene una fuerte influencia de esas dos series y de algún juego más -como Rune Factory, el spin off de Harvest Moon-, pero tiene su propia personalidad y una jugablidad muy rica.

En Stardew Valley, si quisieras, podrías limitarte a recolectar, pero tu trabajo con la recolección y la pesca está unido a la aventura que te lleva a empuñar un arma y ambas actividades se orientan, a su vez, a trabajar por la comunidad en la que vives, ya que es un juego con cierto trasfondo social.

Tras personalizar al personaje con más posibilidades de las que cabría esperar en un juego con estilo pixel art, empieza la historia con la muerte de tu abuelo, que te deja en herencia una finca para cuando te sientas hastiado de la vida en la ciudad y quieras cambiar de aires. Llegado ese día te subes al autobús y emprendes rumbo a Pelican Town para empezar de cero en un entorno rural. Pero olvídate de aquello de que la vida en el campo es tranquila y relajada, porque no tardarás en comprobar que te faltará tiempo para todo lo que tienes que hacer.

Por supuesto, cuando llegas a tu hacienda está llena de piedras, madera y hierbas. Los primeros días los pasas limpiando la zona, conociendo a los vecinos y entendiendo el funcionamiento del juego, pero no es un principio aburrido -quitando la parte de desbrozar el terreno, que es repetitiva, por eso es mejor no hacerlo todo seguido- porque, además, vas recorriendo el pueblo y los terrenos que lo rodean e incluso tienes ya las primeras misiones.

Desde estos primeros compases del juego puedes tomar una decisión que marcará la forma de jugar. La Corporación Joja tiene un hipermercado en el pueblo y la voluntad de llegar a ser en el centro de la economía local, intentando hundir a la tienda tradicional.

Si te conviertes en socio de Joja, el ahora abandonado Community Center pasará a ser un almacén y comprarás mejoras en el pueblo y en tu granja a golpe de talón. Pero si decides apoyar la economía local y mantenerte lejos de la corporación irás recuperando el Community Center con tu esfuerzo y vivirás una experiencia más integrada con la naturaleza que con la economía.

El juego tiene tres grandes apartados: tu vida como granjero, el combate y las relaciones sociales. Dentro del primero, el tiempo se divide en estaciones, cada estación dura un mes y cada mes tiene 28 días. Los días comienzan a las 6:20 de la mañana y, si te vas muy tarde a la cama, al día siguiente te despiertas con la mitad de energía. Cada actividad que realizas va consumiendo la barra de energía, que bajará despacio si te dedicas a explorar o a pescar y rápido si cortas leña o luchas.

Por suerte, puedes recuperar parte de esta energía comiendo porque, de otra manera, en las épocas de más actividad a veces tendrías que irte a la cama a mediodía si no quieres desmayarte y tener que pagar por el coste médico de haberte tenido que recuperar y llevarte a tu casa.

Cada estación tiene dos fiestas sociales y unas cosechas propias. Es importante gestionar bien los tiempos porque cuando llega el día 1 todo lo que tuvieras sembrado (con un par de excepciones) se marchita, de forma que hay que tener en cuenta el tiempo que tardan las semillas en crecer. En invierno, cuando todo está lleno de nieve, la cosecha tiene menos importancia y te puedes centrar en la ganadería o en el combate y las relaciones sociales, de forma que siempre tienes actividades y el juego nunca se hace aburrido.

Vida social al estilo Animal Crossing

Como en Animal Crossing, las relaciones con los vecinos aportan beneficios extra, pero aquí también le imprime su propia personalidad Stardew Valley. Tienes 28 vecinos, mucha familia entre sí, con los que puedes mejorar las relaciones regalándoles algo que les guste -cada uno tiene sus propias preferencias- y cumpliendo pequeñas misiones para ellos.

Hasta aquí nada nuevo, pero lo mejor es la personalidad que tiene cada vecino y las relaciones que hay entre ellos; algunos son unos tristes, otros son bastante sencillotes, y hasta hay quien desea a la mujer de su prójimo. Cuando desarrollas una buena amistad con algún personaje puedes acceder a su habitación y verás algunas escenas especiales con el tiempo.

Un personaje especial es Linus, el indigente que vive en una tienda de campaña fuera del pueblo, que participa en todos los eventos sociales pero se mantiene apartado. Linus es el que te enseña que se puede hurgar en los cubos de basura para encontrar objetos útiles, aunque si te ve otro personaje te mostrará de forma visible su rechazo. Todo un personaje.

A diferencia de Harvest Moon, también hay acción

El tercer sostén del juego es la lucha, que se centra inicialmente en la mina (aunque después hay más áreas en las que combatir), que está llena de monstruos y minerales. Tiene un componente de rol ya que vas comprando mejor defensas y armas para acabar con los cada vez más potentes enemigos. Al entrar en la mina se añade una segunda barra en la interfaz que marca la salud del personaje. Si se queda vacía alguna de las dos barras, tendrán que rescatarte, perderás dinero y buena parte de lo que tengas en tu inventario.

No es que sea un combate difícil -sólo puedes atacar y defenderte- aunque sí hay que tener en cuenta que conviene acompasar el ritmo de tu ataque al del enemigo, ya que hacerlo demasiadas veces equivale a gastar energía inútilmente, y tal vez te arrepientas cuando te cueste encontrar la salida en un nivel y estés lejos de la escalera de entrada. Dado que la mina tiene más de 100 niveles, tendrás que bajar unas cuantas veces para recorrerla entera.

Además de todo esto, tienes los típicos coleccionables. Los artefactos y los minerales que encuentras en la mina se pueden donar al museo la primera vez que aparecen. Recibirás pequeñas recompensas cuando hayas entregado unos cuantos, y alguno te dará acceso a otras zonas del juego. También tienes distintos tipos de espantapájaros y múltiple decoración para tu casa.

De vez en cuando Stardew Valley te da alguna sorpresa, como personajes que llegan por la noche a tu huerto para cambiar algo, o incluso terremotos y meteoritos. Son pequeños detalles que evitan la monotonía. Barone logra sorprender al jugador cada cierto tiempo abriendo nuevas zonas o posibilidades a un ritmo muy bien medido en todo.

stardew valley
Stardew Valley
Código PEGI PEGI 12
Género Rol
Tamaño 80 MB
Versión Android mínima 4.4
Compras In-app No
Desarrollador Chucklefish Limited

Lo mejor

  • No hay tutoriales, poco común en Android
  • Combina gestión con acción

Lo peor

  • Inicialmente es de pago, pero merece la pena
Jugabilidad
9.3
Gráficos
9.5
Sonido
9.6
Controles
9.1
Consumo de batería
8.9

Puntuación global

9.3
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0