¿Pantalla AMOLED o IPS? Qué opción es mejor, ventajas, desventajas y todo lo que debes saber

pantalla AMOLED o IPS

A la hora de elegir un teléfono móvil, su apartado multimedia es muy importante. Y es que hay que saber elegir entre una pantalla AMOLED o IPS. Pero, ¿qué tecnología de imagen es mejor? Vamos a desgranar los secretos de las pantallas AMOLED e IPS para que puedas saber sus principales diferencias, ventajas y desventajas y qué opción es mejor.

Ya te hemos explicado algunos trucos básicos, como la forma de instalar tu certificado digital en Android. Y ahora vas a conocer las diferencias que hay entre una pantalla AMOLED o IPS para que sepas qué tecnología es la que mejor se ajusta a tus necesidades.

Qué es AMOLED

Qué es AMOLED

Vamos a comenzar hablando de AMOLED. Para empezar, es una una sigla que significa «Active-Matrix Organic Light-Emitting Diodes». En español, se traduciría como «Diodos orgánicos emisores de luz de matriz activa».

Vamos, es una pantalla OLED de pequeño tamaño y que fabrica Samsung principalmente. Posiblemente, te preguntes por qué el fabricante hace pantallas AMOLED, pero no produce paneles OLED para Smart TV. Pues por patentes: LG ha tenido hasta hace muy poco la patente Kodak de la fabricación de paneles WOLED, y Samsung utiliza un procedimiento diferente que se puede aplicar a pantallas de pequeño tamaño, como las de un smartphone, pero no en televisores. Y de ahí que la firma coreana no tuviera hasta 2022 un televisor OLED en su catálogo.

De esta manera, Samsung es una de las empresas líderes en la fabricación de pantallas AMOLED, que se usan en varios de sus productos, especialmente en sus teléfonos móviles de la serie Galaxy. Aunque cada vez más marcas apuestan por las soluciones de Samsung por su grandísima calidad.

El funcionamiento de este tipo de paneles es muy particular. Principalmente, porque cada panel cuenta con millones de píxeles que se iluminan de forma independiente. Esto se traduce en unos negros puros (los píxeles no se iluminan), además de unos colores más naturales.

Aquí queremos hacer hincapié en un apartado: el mito de que las pantallas AMOLED saturan demasiado el color. Esto no es cierto, ya que depende de cómo configure la colorimetría el fabricante. Por ejemplo, Samsung apuesta por tonos más vívidos y “chillones”, cosa que encanta a millones de usuarios, pero echa para atrás a otros. Pero Xiaomi no lo hace y usa paneles AMOLED de Samsung. Así que, olvídate de lo de “colores poco naturales” en AMOLED, ya que es completamente falso.

Así que, en líneas generales, esta tecnología supera al LCD, de ahí que los móvieles con este tipo de pantalla sean más caros. Así que, de momento, si has de elegir entre una pantalla AMOLED o IPS, mejor apostar por la AMOLED.

Qué es IPS

Qué es IPS

IPS significa «In-Plane Switching», que a a su vez, es un tipo de pantalla LCD («Liquid Crystal Display», o «Pantalla de Cristal Líquido» en español). Las pantallas LCD funcionan mediante el uso de una luz de fondo que ilumina una serie de cristales líquidos. Estos cristales pueden ajustar la cantidad de luz que permiten pasar para crear diferentes colores y niveles de brillo.

Como verás, una diferencia entre pantalla AMOLED o IPS es que las AMOLED cuentan con píxeles autoluminiscentes, mientras que las pantallas IPS dependen de un sistema de retroiluminación (la luz de fondo). En comparación con las pantallas AMOLED, las pantallas LCD suelen ser más baratas de producir y tienen una vida útil más larga (sobre el papel). También son menos propensas a sufrir de quemado de pantalla (otra vez, sobre el papel).

¿Por qué hemos dicho sobre el papel? Pues muy sencillo: es muy difícil que una pantalla AMOLED se degrade o sufra aberraciones visuales por quemados de píxeles. Si estás 24 horas al día con una imagen fijada durante años, sí, se quemará y quedarán los píxeles de por vida marcados. Pero hablamos de usos excesivos y nada realistas.

Volviendo a las pantallas IPS, el problema que tienen es que, debido a su tecnología, no pueden producir negros tan profundos como las pantallas AMOLED, ya que la luz de fondo siempre está encendida en cierto grado, incluso cuando se intenta mostrar el color negro. Además, tienden a consumir más energía, ya que la luz de fondo siempre está encendida cuando la pantalla está activa. De ahí que los teléfonos con pantalla AMOLED suelen ofrecer una mejor autonomía que una pantalla IPS tradicional.

Pantalla AMOLED o IPS: ventajas y desventajas

Teléfono con pantalla AMOLED o IPS

Las pantallas IPS tienen algunas ventajas respecto al AMOLED. Por ejemplo, ofrecen mejores ángulos de visión, ya que mantienen la integridad del color y el contraste desde prácticamente cualquier ángulo de visión.

En cambio, las pantallas AMOLED suelen mostrar cambios de color y brillo a medida que se cambia el ángulo de visión. Otro detalle importante es que las pantallas IPS suelen ser más baratas de fabricar que las pantallas AMOLED. Por lo que un teléfono con pantalla LCD es mucho más económico que un modelo AMOLED.

Pero cuando empezamos a ver las ventajas de una pantalla AMOLED (Active-Matrix Organic Light-Emitting Diodes), respecto a una IPS (In-Plane Switching), las diferencias son notables.

Comenzaremos hablando de la exquisita colorimetría de los paneles AMOLED, destacando especialmente rpor sus negros puros. Como cada píxel en una pantalla AMOLED puede encenderse o apagarse individualmente, cuando un píxel está apagado, es completamente negro. Súmale un contraste infinito para tener un panel técnicamente muy superior.

Además, las pantallas AMOLED consumen menos energía que las pantallas IPS, especialmente cuando muestran imágenes con áreas negras, ya que los píxeles que muestran negro están efectivamente apagados y no consumen energía.

Teniendo en cuenta sus tiempos de respuesta más rápidos, haciendo que las animaciones y los movimientos en la pantalla se vean más fluidos, junto a lo mencionado anteriormente, está claro que una pantalla AMOLED es mejor que una IPS.

Pantalla AMOLED o IPS: ¿cuál elegir?

Ha quedado claro que los paneles AMOLED son mejores que un IPS, por lo que, si te lo puedes permitir, apuesta por un teléfono con esta tecnología de pantalla. En el caso de que tengas un presupuesto más ajustado, tranquilo porque un teléfono con pantalla IPS tampoco te decepcionará en absoluto.