¿Qué es el bootloader de un Android y para qué sirve desbloquearlo?

¿Qué es el bootloader de un Android y para qué sirve desbloquearlo?

Christian Ruíz

Frente a las pocas alternativas que encontramos en otros sistemas operativos, una de las mayores ventajas que ofrece Android es que se trata de un sistema  de código ‘abierto’. Coincide con cualquier otro dispositivo –incluso los de sobremesa- en un componente clave, que es el bootloader. Su traducción al español es, efectivamente, gestor de arranque. Y su función es precisamente llevar a cabo las funciones críticas del arranque del dispositivo, incluso antes de que entre en juego el sistema operativo Android de nuestro teléfono inteligente.

¿Qué es el bootloader en un móvil Android?

El bootloader, o gestor de arranque, es una pieza crítica del software de cualquier dispositivo. Este entra en funcionamiento antes de cargar el sistema operativo, para lo que pone en práctica una serie de pruebas y comprobaciones de estado para asegurarse de que todo funciona correctamente. Además, es el que pone en marcha las instrucciones del propio arranque antes de lanzar las demás órdenes. Básicamente, en primera instancia comprueba el estado del dispositivo y, en segunda estancia, sirve de guía para lanzar las acciones necesarias para que se inicialice correctamente el dispositivo.

Al igual que cuando arrancas un dispositivo pulsas el botón de encendido o apagado, el bootloader se encarga de lanzar el sistema operativo. La primera pantalla de ‘bienvenida’, en la que podemos ver el fabricante y el modelo de nuestro dispositivo, es lanzada por este. Por otro lado, la comprobación de integridad de las particiones de inicio y recuperación, es también cosa de este software. También lo es la ejecución del kernel y, por supuesto, la inicialización del sistema operativo.

¿Para qué sirve desbloquear el bootloader en Android?

El bootloader de un dispositivo, por defecto, está configurado para cargar únicamente los archivos del sistema en una ruta determinada e impedir la ejecución de archivos de inicialización de terceros. El desbloqueo del bootloader nos permite precisamente esto, modificar la ruta de la primera ejecución y permitir que se carguen archivos modificados del sistema. Pero explicado en términos más sencillos, lo que nos va a permitir es instalar un custom recovery, que es un menú de recuperación personalizado, o una custom ROM.

Un custom recovery es el que permite el flasheo de archivos al almacenamiento del sistema. Incluso, para la modificación del kernel. Y una custom ROM no es más que un firmware modificado en base a una determinada versión del sistema operativo Android.

Esto nos puede servir de mucha ayuda en dispositivos de marcas como Huawei, ya que estas no incluyen los servicios ni la Play Store de Google por defecto. Haciendo esto, podremos habilitar la tienda para tener acceso a todas las aplicaciones y juegos que ofrece, aunque la marca china no tiene pensado abrir el Bootloader. Otra alternativa la podemos encontrar en la instalación de ROMs de terceros, que son versiones alternativas que no han sido desarrolladas por Google ni por las marcas de los dispositivos. Por ejemplo, aquellos móviles que no puedan actualizar su sistema operativo por decisión del fabricante tendrán esta posibilidad, pudiendo instalar versiones posteriores.

Las ventajas que ofrece el Bootloader son múltiples: desde instalar una actualización de Android no oficial, hasta instalar una versión de firmware modificada para tener una mayor personalización del dispositivo a nivel de software y cambiar el aspecto a nuestro gusto. Incluso, para modificar el comportamiento del hardware con drivers más actualizados, o bien optimizados por terceros. Sin embargo, desbloquear el bootloader conlleva también riesgos importantes en cuanto a la seguridad de nuestro dispositivo, puesto que un malware podría tener mayores capacidades de ‘ataque’ dentro de la memoria de este.

Cómo desbloquear el bootloader en un móvil Android

Aparte de toda esta información que hemos planteado sobre la posibilidad de desbloquear el bootloader y las opciones que ofrece a nuestro dispositivo, debemos tener varios factores en cuenta antes de dar el paso. Y es que a la hora de realizar el proceso de apertura, esto puede variar dependiendo de la marca del terminal, el modelo, la capa de personalización y hasta el procesador que monta, por lo que debemos asegurarnos bien de todo. Teniendo todo esto en cuenta, ya podemos proceder al desbloqueo del bootloader en el dispositivo. Para ello, y en términos generalizados, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. En tu móvil, ve a los ajustes del sistema y busca el apartado “Información del dispositivo”.
  2. Una vez allí, pulsa varias veces sobre el apartado “Número de compilación” hasta que aparezca un aviso indicando que has desbloqueado las opciones de desarrollo.
  3. Vuelve a la pantalla anterior, y ahora accede al menú de Opciones de Desarrollo/Opciones para desarrolladores.
  4. A continuación, busca y activa la opción “Desbloqueo de OEM”.
  5. Ahora busca y activa la opción “Depuración por USB”.desbloquear bootloader
  6. Una vez que hayas hecho esto, conecta el dispositivo a un ordenador a través de un cable USB, y abre una ventana de comandos –ADB o Terminal, dependiendo del SO que uses–.
  7. Para comprobar que los drivers ADB están instalados correctamente, y que el dispositivo ha sido detectado correctamente, introduce el comando adb devices. Si el dispositivo ha sido detectado, aparecerá su identificador en la ventana de comandos.
  8. Para reiniciar el teléfono en modo bootloader, ejecuta el comando adb reboot bootloader.
  9. Por último, para desbloquear el bootloader, ejecuta el comando fastboot oem unlock.

¿Qué pasa si tengo el bootloader abierto o desbloqueado?

El primer punto a tener en cuenta si se modifica el bootloader es que, salvo contados casos, se pierde la garantía del dispositivo forma inmediata, al ser esta una modificación profunda en el software y no estar autorizada por las marcas. De hecho, algunos terminales cuentan con mecanismos de seguridad para que, aunque volvamos a cerrar el bootloader, quede un registro de que este se abrió anteriormente, y con este dato valdría para no proporcionar la garantía.

Por otro lado, cuando desbloqueamos el bootloader, se formatea el móvil por completo, ya que se realizan cambios importantes en la forma en la que el dispositivo gestiona el arranque. En resumidas cuentas, si queremos personalizar al máximo nuestro dispositivo, desbloquear el bootloader es una buena opción. Por el contrario, si queremos usar software original y no correr riesgos, es mejor dejarlo cerrado.