¿Qué es el bootloader de un Android y para qué sirve desbloquearlo?

Frente a las alternativas, Android tiene como ventaja ser un sistema ‘abierto’. Coincide, con cualquier otro –incluso de sobremesa- en un componente clave que es el bootloader. Su traducción al español es, efectivamente, gestor de arranque. Y su función es precisamente llevar a cabo las funciones críticas del arranque del dispositivo, incluso antes de que entre en juego el sistema operativo Android de nuestro teléfono inteligente.

¿Qué es el bootloader en un móvil Android?

El bootloader, o gestor de arranque, es una pieza crítica del software del dispositivo. Entra en funcionamiento antes de cargar el sistema operativo, y consiste en una serie de pruebas y comprobaciones de estado. Además, es el que lanza las instrucciones del propio arranque. Básicamente, en primera instancia comprueba el estado del dispositivo y, en segunda estancia, lanza las acciones necesarias para la inicialización del dispositivo.

La primera pantalla de ‘bienvenida’ del dispositivo, del fabricante y modelo, es lanzada por el bootloader. Pero la comprobación de integridad de las particiones de inicio y recuperación, es también cosa de este software. También lo es la ejecución del kernel y, por supuesto, la inicialización del sistema operativo.

¿Para qué sirve desbloquear el bootloader en Android?

El bootloader del dispositivo, por defecto, está configurado para cargar únicamente los archivos del sistema en una ruta determinada e impedir la ejecución de archivos de inicialización de terceros. El desbloqueo del bootloader nos permite precisamente esto, modificar la ruta de la primera ejecución y permitir que se carguen archivos modificados del sistema. Pero explicado en términos más sencillos, lo que nos va a permitir es instalar un custom recovery que es un menú de recuperación personalizado, o una custom ROM.

Un custom recovery es el que permite el flasheo de archivos al almacenamiento del sistema. Incluso, para la modificación del kernel. Y una custom ROM no es más que un firmware modificado en base a una determinada versión del sistema operativo Android.

Las ventajas son múltiples: desde instalar una actualización de Android no oficial, hasta una versión de firmware modificada para tener una mayor personalización del dispositivo a nivel de software. Incluso, para modificar el comportamiento del hardware con drivers más actualizados, o bien optimizados por terceros. Pero desbloquear el bootloader conlleva también riesgos importantes en cuanto a la seguridad, puesto que un malware podría tener mayores capacidades de ‘ataque’ dentro de la memoria de nuestro teléfono inteligente.