Cómo usar apps Android en Windows 10

Cómo usar apps Android en Windows 10

Carlos González

Android es un sistema operativo para dispositivos móviles; en esto entran teléfonos inteligentes y tabletas. Pero también se usa para dispositivos set-top-box, por ejemplo. ¿Qué hay de los ordenadores? En un PC con Windows 10, aunque no de forma directa, también podemos instalar y utilizar aplicaciones Android. Algo interesante, entre otras cosas, porque hay juegos que se disfrutan más en el ordenador que en el móvil.

Existen muchas formas de instalar Android en un PC, incluso existen versiones modificadas del sistema operativo que se pueden instalar en un PC como sistema de arranque. Así, por ejemplo, podemos configurar nuestro ordenador con dualboot y escoger, en cada arranque, entre Android o Windows 10. No obstante, si nos ceñimos realmente al hecho de usar apps Android en Windows 10, la mejor opción que tenemos es la emulación. Es decir, utilizar un programa que carga Android completo como si fuera un programa más del ordenador. Y llegados a este punto, hay varias opciones como emuladores de Android para Windows 10, pero Bluestacks es probablemente la mejor.

Emulador de Android en Windows 10: cómo instalar y usar aplicaciones Android en un PC

Bluestacks se descarga en el ordenador como cualquier programa, en forma de .exe o archivo ejecutable. Es un programa, o una aplicación, que tenemos que instalar de la forma típica. Y nada más arrancar en el ordenador se abrirá en una ventana propia con varias pestañas. La principal es Inicio, y es algo parecido a la pantalla principal de un móvil –o tableta- Android con su correspondiente cajón de aplicaciones. Lo primero que vamos a encontrar es la Google Play Store.

Si iniciamos sesión en Google Play Store, ya tendremos nuestra cuenta de Google vinculada al dispositivo, como en Android. Así la podremos usar también en otras aplicaciones como Google Chrome, que también viene preinstalado. No obstante, podemos instalar archivos APK sin Play Store, y contamos con una tienda de apps propia de Bluestacks que nos permite operar sin depender del servicio de la compañía de Mountain View.

Las claves de Bluestacks: así es tener Android instalado en un PC con Windows 10

Inicio

La pestaña de Inicio es siempre la principal, y funciona prácticamente igual que la pantalla principal de un móvil Android. Nos da un listado de las aplicaciones instaladas y cuenta con una barra de apps sugeridas. En la parte inferior tenemos un dock con el Centro de aplicaciones como alternativa a Google Play Store, el acceso a más aplicaciones y otras herramientas específicas de Bluestacks. En la parte superior, sin embargo, es donde tenemos las pestañas de aplicaciones que cubren las funciones de la multitarea. Pero de una forma más parecida a un navegador web de escritorio que a una interfaz de móvil o tablet Android.

Google Play Store

Accesible desde la pantalla principal de Inicio, Google Play Store funciona en Bluestacks exactamente igual que en un móvil. Si entramos en el apartado específico de cualquier aplicación la podremos instalar y, cuando termine la instalación, veremos una notificación en la esquina inferior derecha de Windows 10. Estas notificaciones, y el resto, son propias de Bluestacks y no se integran en el sistema nativo de Windows 10.

Cuando instalamos cualquier aplicación desde la Google Play Store, o desde la tienda propia de Bluestacks, o con un archivo .APK, automáticamente aparecerá en el listado de aplicaciones instaladas dentro de la sección que comentábamos anteriormente, correspondiente a la pantalla principal de Inicio. Y desde ahí la podemos lanzar para que se cargue en una nueva pestaña.

Ejecución de apps

Al ejecutar aplicaciones, si son específicas para teléfono inteligente, la interfaz se adapta de forma automática. En el ejemplo anterior, la ventana se pone en vertical adaptándose al formato de pantalla típico de un smartphone. Los controles de las aplicaciones se pueden hacer con teclado y ratón o con periféricos como, por ejemplo, un mando. Si los controles no se reconocen de forma automática, tenemos una herramienta para el mapeo, que repasamos a continuación.

Configuración y opciones

En cualquier pestaña de Bluestacks, en la parte inferior tenemos una barra de herramientas. En la parte izquierda están los botones de retroceso y ‘home’. Y en la parte derecha tenemos el asignador de teclas, el acceso a la configuración de controles de juego, la opción de hacer zoom, el ajuste para desactivar el puntero en juegos, la aplicación nativa para grabar pantalla, la rotación de pantalla, el modo pantalla completa, la configuración de los servicios de ubicación, el acceso a las capturas de pantalla y una última opción para simular que agitamos el dispositivo.

En la parte superior derecha hay otra serie de accesos especiales. Los puntos de Bluestacks, el acceso al Centro de notificaciones, la configuración de la cuenta Bluestacks, y más ajustes. En este apartado de más ajustes podemos controlar el volumen, cambiar la skin del emulador y modificar el fondo de pantalla, y acceder a los ajustes propios del emulador.

Ajustes del emulador

Aquí tenemos decenas de opciones. Desde la configuración de la resolución y densidad de píxeles por pulgada –por emulación- hasta el ajuste de gráficos por controlador de software y por emulación de hardware. El control del sistema de notificaciones, y el ajuste del dispositivo Android emulado. Y muchas otras opciones como el control de rendimiento del emulador, el cambio de idioma de la aplicación o el control de los datos de usuario del emulador.