Qué es un Custom Recovery y qué podemos hacer con él en Android

Los dispositivos móviles Android cuentan con un modo recovery. Un arranque alternativo en el que no podemos utilizar el móvil de forma normal, sino con funciones limitadas, una interfaz adaptada y el propósito de recuperar el funcionamiento normal del sistema. Podríamos considerarlo un arranque paralelo –en otra partición, además-. Y un custom recovery, en realidad, no es nada más que un modo recovery personalizado.

Mientras que el modo recovery nativo de dispositivos móviles Android permite actualizar el dispositivo, hacer un hard reset y poco más, un custom recovery está personalizado por desarrolladores terceros para incluir funciones especiales. Llegados a este punto entramos en lo conocido como scene Android, que es la modificación de software de este ecosistema, y el custom recovery es una parte crítica porque da acceso al flasheo de archivos en la partición del sistema. A raíz de él, los usuarios pueden instalar prácticamente cualquier tipo de modificación habiendo desbloqueado el bootloader.

¿Para qué sirve un custom recovery, cuáles son sus ventajas y qué funciones ofrece?

Si hacer root nos deja hacer modificaciones del sistema desde dentro del mismo, un custom recovery nos permite alterar el sistema al completo y desde fuera de él. Se instala en el recovery, que es una partición paralela al sistema dentro de la memoria interna, y como avanzábamos está personalizado. Es su diferencia frente a un modo recovery convencional, y las personalizaciones parten desde una interfaz pensada para el usuario hasta la introducción de funciones avanzadas como el flasheo de archivos hasta el wipelimpieza- de la memoria caché o Dalvik.

Un custom recovery nos permite flashear una ROM, una custom ROM, un kernel alternativo o sencillamente aplicaciones. Para su uso, como avanzábamos, tiene que estar desbloqueado el bootloader, porque de esta manera podremos alterar el funcionamiento del sistema de arranque del dispositivo. Y su inicialización se hace con un atajo de botones; aunque se puede forzar el arranque desde el inicio normal del dispositivo, lo habitual es abrir el custom recovery con el atajo de botones –o combinación-, y desde el apagado.

Existen una amplia variedad de menús custom recovery, en función de la marca y modelo del dispositivo, pero uno de los más conocidos es TWRP Recovery. Una de las funciones clave, además de las mencionadas anteriormente, es la posibilidad de hacer una copia de seguridad de la memoria NAND y, por supuesto, la función de restauración para la misma. Cuando se hacen modificaciones de archivos a nivel de sistema, es fundamental contar con un respaldo.